lunes, 20 de diciembre de 2010

Escuela de conducción

Es como aprender a manejar, Mono.

Fijate: uno puede ir a aprender a manejar en una escuela de conducción, pero lo cierto es que ninguna te puede enseñar a manejar, Mono. Perdón, me corrijo: ninguna  enseña a manejar bien. Si, sé que aseverar semejante cosa es como mínimo arriesgado, pero no es una simple opinión, es la pura verdad, Monito.

Lo que digo es que en las escuelas de manejo enseñan los rudimentos básicos del arte de conducir, pero no a conducir.

Enseñan como accionar el acelerador, el freno, el volante, las luces, las señales de tránsito...lo básico. Pero conducir bien, lo que se dice conducir bien es otra cosa. Y eso es  algo que se aprende con la experiencia. Ojo, digo experiencia y no tiempo, que no es lo mismo. Si uno hace algo durante mucho tiempo pero no le presta la apropiada atención, si no saca enseñanza de eso que observa, entonces no gana experiencia.

Sólo desperdicia tiempo.

Entonces, lo que yo decía es que conducir bien implica experiencia.

La experiencia bien entendida, esa que te  enseña a anticipar varios segundos la maniobra del que va adelante, dándote la posibilidad de prevenirte.

Pero no es gratis: generalmente se aprende después de un par de golpes y algunos ni siquiera entonces aprenden (por lo que decía antes de la experiencia). En cambio, el que tiene algún ansia de sabiduría le saca el jugo a la adversidad, trata de sacarle un provecho..."lee" lo que la fortuna quiere mostrarle y aprende.

Un gringo(*) decía "el pesimista se queja del viento, el optimista espera que cambie y el realista ajusta las velas".

Y de eso se trata todo, Mono, y a esto quería llegar. No se trata sólo de conducir un auto, la vida misma se trata de aprender a ajustar las velas. A prevenir los golpes.

Por eso, dejá de quejarte y la próxima vez que bajes a la fosa ponete un casco, boludón, que esa llave no te partíó el marote porque tenés un culo aparte.






(*) El gringo se llamaba William Ward

26 comentarios:

  1. Ojalá, quien inspiró este post, lo lea. Bien boludo se va a sentir.

    ResponderEliminar
  2. Uno pasa y ve esos lugares espress, donde levanta el toau del piso un tranformer y el mecánico, todo limpito, va con un "coso" que verifica los síntomas y te dice que hacer... Y en el rioba está Oscarcito, siempre mugriento, comiendo en la fosa, mientras el aceite del auto le chorrea sobre el sanguche. Y que se toma once mil mates y se la pasa hablando al pedo, pero el auto te lo tiene para el sábado a la tardecita, cuando lo necesitás...
    Esa experiencia no se compra.

    ResponderEliminar
  3. Bastante salame el pobre Mono... sabrá lo que es un casco?

    ResponderEliminar
  4. Dijo Bugman:
    "La experiencia es un peine que te dan cuando te quedás calvo"

    Dijo Lalín: "La experiencia es esa virtud que se adquiere a los golpes(de redoblante).

    ResponderEliminar
  5. Es así Mono, te lo dice un egresado de la escuela de manejo "Quique Hrabina".

    ResponderEliminar
  6. La experiencia lo es todo... casi, si tenemos en cuenta lo famosa que se hizo la relatividad solo con la teoría.

    Un abrazo, Mono.

    ResponderEliminar
  7. No hay caso. Algunos individuos enfrentan, no solo determidas actividades, sino la vida misma sin casco. Y como usté bien señala, tienen un culo aparte.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Usted es un filósofo.

    El Mono haría bien en escucharlo.

    POrque después vienen los comentarios tipo "yo no sé cómo pudo pasar una cosa así"

    tsk.


    besos!

    ResponderEliminar
  9. Shimmy: lo leyó y lo escribió. Y se ha sentido un boludo innumerables veces.

    Adenoz: Experiencia Oscarcito? No sabe el problema que tuvo cuando el Aldo encontró la inconfundible marca de una mano grasienta ahí donde la espalda de la hermanita pierde su honesto nombre...Yo no creo que salga del hospital a tiempo para entregar los trabajos de este sábado...

    eMe: Si, lo sabe, descuide. Es salame pero tiene una voluntad de aprender elogiable.

    Carugo: Que parecido a Bonavena está hablando Bugman!

    Blas: gracias, ídolo. El Mono aprecia mucho su consejo.

    Sir Lothar: Para mi fue una movida de marketing, que quiere que le diga. Si el tipo ese no hubiera tenido los pelos como los tenía no se quien le iba a prestar atención.
    Además el nobel lo ganó gracias al efecto fotoeléctrico, no lo olvide.

    Mona: Muy amable, le agradezco.

    ResponderEliminar
  10. tratelo bien al mono, cualquier dia de estos por un efecto inverso de la ley de gravedad la llave combinada va a ir directo a la cabeza del que esta parado fuera de la fosa.
    un besito viejexxx

    ResponderEliminar
  11. El Aldo es un puto que no se banca que el Oscarcito lo gaste por ser canayón.
    Inventó lo de la hermanita (que, dicho sea de paso, es más fácil que ganarle una carrera a la Michetti) y lo encaró en barra, el cagón.
    Cuando salga del nosocomio el Oscar lo va a buscar y le va a meter la palanca de cambio en el...
    Igual el laburo va a estar hecho, como corresponde.

    ResponderEliminar
  12. Gran diferencia entre la enseñanza de la experiencia. Perfectamente definido. ¿Lo habrá entendido en toda su complejidad, el Mono, me pregunto...?

    Y lo que uno llama experiencia, es lo que hace que al escucharnos, el de 20 nos mire con la boca abierta de admiración, y el de 60 con una sonrisa entre socarrona y enternecida.

    Felicidades para usté, sus mujeres y para el Mono también!

    ResponderEliminar
  13. Mire, si hay algo que he comprobado en la vida es que el que baja a la fosa sin casco sale sin un rasguño, y el que baja siempre con casco recibe el golpe, el casco se parte y el tipo termina en el hospital. A veces cuanto más cuidadoso se es, más golpes se recibe.

    ResponderEliminar
  14. O si bajó como el culo, le pegó en el culo que mas acolchado y no en el marote.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  15. ¿Cómo lo voy a olvidar si ni siquiera lo sabía?

    Coincido: marketing.

    Un abrazo, titán.

    ResponderEliminar
  16. A.R.N.: Efecto inverso de la ley de gravedad? Usted se está postulando al Nobel como el farsante ese de la teoría de la relatividad?

    ADENOZ: Ah, mire yo lo lei en Clarin y el diario decía otra cosa...como inventan los periodistas!

    Jazmin: Que las sonrisas se reproduzcan y felicidades para usté también!

    Nefertiti: Es cierto, la fosa no fue el mejor escenario para la historia. Después de publicarlo se me ocurrió que podría haber sido en alguna obra en construcción con más altura, pero ya no podía corregirlo. Pero no es cierta su conclusión. Pasa que a veces el que tiene el casco no tiene más cuidado que ese, y el que no usa el casco, al saberse vulnerable está más atento. Me puse serio, disculpe. Ya se me está pasando. Culo!

    Yerba: Creo que le entendí la primera vez, pero lo releo y ya no estoy seguro...

    Sir Lothar: Otro abrazo, coloso.

    ResponderEliminar
  17. Ninguna escuela le puede enseñar a manejar a un mono.

    ResponderEliminar
  18. No crea Gamar. Hay varios ejemplos de moonos que conducen:

    A algunos les enseñaron a conducir una nave espacial.

    El mono Burgos conduce un equipo en el ascenso en España.

    A Navarro Montoya se lo pudo ver conduciendo su propio vehículo...

    Lo mismo con el Mono de Kapanga...

    Hay muchos ejemplos!

    ResponderEliminar
  19. Exacto. Prevenciòn.

    Anticipaciòn.

    (Y un poco de suerte, por que no!)

    Que Dios te bendiga en estas navidades, a vos, y todos tus afectos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. experiencia, fundamental arma para defendernos en la vida... lástima que cuando uno la junta toda, se muere

    ResponderEliminar
  21. Un buen consejo para menejar: si chocás a alguien, asegurate de hacerlo a una velocidad a la cual no puedan llegar a anotar la patente del auto. De nada.

    ResponderEliminar
  22. Amigo Viejex, la experiencia es un grado si, pero cuando se trata de accidentes... Los accidentes sólo son planes que hacen los demás sin consultarnos y da igual lo experto que sea uno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Mire, no sé que decirle. Cada vez que pienso que entendí el manejo de algo, la liebre salta por otro lado.
    Es decir, si bajo con casco, el cascote me rompe la clavícula, si aprendo a correr el cuerpo, el cascoté me cae en el pie.
    No digo que uno no aprenda, pero siempre hay algo mas que aprender y nunca se termina.
    Así que nada, dele al Mono el casco y prepárese para cagarlo a pedos por el siguente descuido.
    Feliz Año tenga uste´ - que caigo tarde para desearle una feliz navidad a uste´y a sus mujeres :)

    ResponderEliminar
  24. Gaucho: Gracias querido! disculpe que no contesté antes. No fue por maleducado, fue de puro salame, nomás. Mas abrazos y bendiciones.

    Galán: Oh, no sea tan negativo, que uno se muere antes de eso!

    Cuello: Usted estudió filosofía con la Hiena Barrios?

    Elvis: No estoy de acuerdo. Pocas cosas son tan gratificantes como prever la jugarreta del que nos quiere perjudicar y usarla en su contra. Es un placer poco frecuente, un arte difícil, pero cuando sucede es glorioso.

    Guada GN: Vea, yo tuve la experiencia de caerme desde un poste de 7 metros de altura, y de quedar colgado de un cinturón de seguridad. Las dos experiencias dolieron, pero en el segundo caso fue bastante más llevadero. Feliz año para usted también, y nunca es tarde para los buenos deseos.

    ResponderEliminar
  25. menos mal q decidio no usar casco en la fosa y no sobre una moto...

    ResponderEliminar
  26. La experiencia de los otros también sirve. Creo que yo nunca bajaré a la fosa, de hacerlo llevaré casco.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Diga algo, ¡por favor! No puedo creer que con estas zonzeras haya perdido el habla, lector.

Le gustó? Lo siento. Quizás tenga mas suerte con otros artículos. Aunque lo más probable es que no.

Related Posts with Thumbnails